No te des por vencido, aun vencido ...

lunes, 21 de enero de 2008

¿Para qué vivimos?

Hace poco, navegando en internet entré a un foro peruano que tenía temas que llamaron mi atención, por lo cual me sentí motivada a registrarme. Fue así que encontré un tema titulado ¿para que vivimos?. La respuesta parecía obvia y me dispuse a responderla rápidamente a fin de continuar con mi trabajo en la pc. Empecé a escribir una línea y luego otra hasta que creí haber terminado. Antes de enviar mi comentario, volví a leerlo y sentí que no expresaba mi pensamiento.

¿Qué hice?, borré todo el comentario y volví a escribir otro. Este último explicaba con mayor detalle la forma en que suelo encarar a la vida y del propósito que me mantiene en pie día a día. Desde entonces, entro a menudo al foro, haciendo seguimiento a los temas en los que estoy suscrita.

En relación a este tema, noté que la mayoría de los foristas, incluída yo, habíamos respondido orientándolo hacia las cosas bellas que la vida nos ofrece; sin embargo, hoy, uno de ellos escribió acerca del suicidio como alternativa de aquellas personas que ya no encuentran sentido para seguir viviendo y por ello deciden partir de este mundo en forma voluntaria. Las razones pueden ser innumerables, pero el hecho es que se niegan a seguir en este mundo, por decirlo de alguna manera.

¿Cómo se les debe tildar a aquellos?, ¿de cobardes por tirar la toalla? o ¿de valientes por enfrentarse a lo desconocido?.

No me siento capaz de juzgar absolutamente a nadie, considero que cada quién es un mundo diferente; sin embargo, me atrevería a afirmar que si aquellas personas hubieran tenido a alguien de confianza para expresarse y hablar abiertamente acerca de su sufrimiento, posiblemente aún estarían con vida superando aquello que los mantenía con la moral baja.

¿Acaso es tan difícil escuchar?. ¿Por qué somos tan indiferentes?. ¿Soy una idealista más ...?, qué importa!! al fin y al cabo es mi vida, ¿no?. Seguiré creyendo en que las cosas cambiarán algún día. Mi fe nunca se verá disminuida por que estoy segura que el mundo que tanto anhelo, llegará un día.

Y ante la pregunta ¿para qué vivimos? tal vez no encuentre una respuesta absoluta, lo importante es sentir y saber que cada segundo valió la pena. No olvidemos que una palabra, una mirada, incluso una omisión, puede ser tan certera como una bala a quemarropa. Mi reflexión al respecto es: "Vivir cada día no como el último día de nuestra vida, sino como el mejor ...""

2 comentarios:

Marco Escobedo dijo...

Holas Judith :) , sobre el tema pienso que el suicidio en ciertos aspectos se da por la poca capacidad para afrontar los problemas, el pensamiento sobre esto es que de alguna manera la muerte nos libera de todo este sufrimiento.

La vida en si es una gran escuela donde se aprende muchas cosas entre ellas saber foguear nuestras virtudes y nuestras debilidades, nadie viene destinado a sufrir, toda experiencia lleva de por si una causa, sin duda que el que afronto con mucha paciencia y fortaleza su problema le sera mas facil sobrellevar en otra oportunidad parecida problemas similares o mas fuertes.

Por lo menos para mi que creo en la reencarnacion, escapar de una vida no te libera en otra vida de esta situaciòn, si en esta vida no has podido afrontar tus problemas, en otra vida te sera mas dificil superarlo, se convertira en un ciclo repetitivo de suicidios.

No juzgo a los que rrecurren a tal situaciòn pero a veces el dolor nos permite aprender y fortalecer nuestra personalidad y nuestro espiritu, besos amiga :)

Judith Espinoza Portuondo dijo...

Marco, estoy agradecida por el comentario en esta ultima entrada. Efectivamente pienso similar a ti en relacion a que nadie llega a este mundo destinado a sufrir, sin embargo la vida nos permite experimentar una serie de situaciones (favorables o desfavorables)y el hecho es, que en nosotros esta saber enfrentar y seguir adelante.
Un abrazo.